Sistemas de puntería en los cañones del siglo XVIII

Tirando por nivel del ánima: el artillero apuntaba siguiendo la prolongación del ánima de la pieza, lo que se conseguía siguiendo la línea visual determinada por dos muescas practicadas en el lateral del cañón a la altura del eje del ánima, una en la faja de la culata y otra en el brocal de la pieza.

Cañón de bronce. Port de La Selva

Tirando por raso de metales: el artillero apuntaba siguiendo la prolongación de la línea visual trazada desde la parte superior de la culata hasta la parte superior de la boca de la pieza.

Fotografía del autor.

Fotografía del autor.

El problema que plantean ambos métodos de puntería es que no tienen en cuenta los abatimientos del proyectil, a consecuencia de la fuerza de la gravedad y de la resistencia del aire, por lo que, si bien la trayectoria teórica podría representarse por una línea recta, la trayectoria real tenía forma de parábola. Por ello, para compensar los abatimientos del proyectil era preciso elevar la pieza a fin de conseguir que aquél alcanzase el blanco.

Fuentes:

– GARCÍA –TORRALBA PÉREZ, E. La Artillería Naval Española en el siglo XVIII. Ministerio de Defensa. 2010.

–  REID, W. Historia de las Armas. Editorial Raices. Madrid. 1987.

–  AAVV. Técnicas Bélicas del Mundo Moderno. Editorial Libsa. Madrid. 2012.