Instrucción y técnica: el oficio de los artilleros de mar

El artillero naval en palabras del Capitán Simón López (Cabo de los artilleros de la Armada Real del Océano en 1705) es “un hombre práctico y experimentado en el Arte Militar de la Artillería”, y su aparición en España data de los mismos inicios del  uso de estas piezas a bordo de los bajeles. Las primeras noticias que se tienen de la utilización de la artillería embarcada se remontan al siglo XIV, fecha en la que una nave aragonesa, localizada en el puerto de Barcelona, disparó contra una escuadra castellana mandada por el Rey Pedro “el Cruel”, en la guerra conocida como la de los dos Pedros. Posteriormente la combinación de pólvora y hierro harían acto de presencia en acciones como la que llevó a cabo el Almirante castellano Ambrosio Bocanegra y sus naves para derrotar a una escuadra inglesa, allá por junio de 1372.

Asedio a un castillo durante la guerra de los Dos Pedros. Ilustración de la Crónica Troyana. Biblioteca del Escorial

Asedio a un castillo durante la guerra de los Dos Pedros. Ilustración de la Crónica Troyana. Biblioteca del Escorial

La rudimentaria artillería de fuego que se empleó en los siglos XIV y XV estaba formada principalmente por bombardas y piezas similares,  que eran manejadas por artilleros terrestres que se embarcaban cuando lo demandaba la ocasión. Estos hombres debían adaptar sus escasos conocimientos técnicos al manejo de unas frágiles y peligrosas piezas de artillería que se ubicaban en una plataforma inestable fuertemente influenciada, en todos los sentidos, por los efectos del mar, desde el movimiento que provocaba a la embarcación hasta en la humedad que afectaba a la pólvora y el viento que podía reducir o aumentar la potencia del disparo.

Esta situación de embarcar artilleros terrestres se mantuvo hasta finales del siglo XVI, época en la que la artillería había sufrido una serie de transformaciones y los conocimientos sobre su manejo, influidos por la ciencia y la técnica, habían mejorado cualitativamente. La Casa de Contratación de Sevilla, órgano regulador del comercio con América, dio un paso al frente a la hora de equipar los bajeles que iban rumbo al Nuevo Mundo. Además de suministrarles pertrechos, artillería, pólvora y municiones, se preocupó de dotarlos con personal cualificado que mejorase las capacidades defensivas de estas embarcaciones que transportaban valiosos cargamentos.

Cañón pedrero (FIRRUFINO, J.C. (1626): Platica manual y breve compendio de artillería)

Cañón pedrero
(FIRRUFINO, J.C. (1626): Platica manual y breve compendio de artillería)

 

En el año 1575 la Casa de Contratación fundó una Escuela en Sevilla en la que los futuros aspirantes a artilleros se formarían profesionalmente durante dos meses, adquiriendo gran cantidad de conocimientos que iban desde saber cómo y con qué materiales se fabricaban las piezas artilleras, hasta qué elementos formaban la pólvora o los procedimientos para realizar un disparo atendiendo a las condiciones de la mar.

Un año después, en 1576, se creó el cargo de Artillero Mayor, quien debía hacerse responsable no sólo de la escuela, sino también de la compra y prueba de la artillería y pólvora que se adquiría para las naves de la Carrera de Indias. Era tal la importancia de este centro, que se recomendó a Felipe II que en él se formasen también los artilleros de tierra para evitar así traerlos del extranjero. Fue en el siglo XVII cuando Felipe IV ordenó que esta Escuela pasase a ser dirigida por el Capitán General de Artillería.

Vista de la ciudad de Sevilla en el siglo XVI. Obra de Alonso Sánchez Coello.

Vista de la ciudad de Sevilla en el siglo XVI. Obra de Alonso Sánchez Coello.

El advenimiento de la Casa de Borbón en el siglo XVIII supuso un impulso a la Marina de guerra española. Las reformas instauradas por Felipe V volvieron a poner de renombre el oficio de artillero naval, profesional que ahora tenía que manejar unas piezas mucho más sofisticadas que las empleadas en las centurias pasadas. El reglamento de artillería promovido en el año 1728, diez años después del que se emitió para la artillería del Ejército, estableció el uso de los mismos cañones de hierro que se empleaban en Francia, es decir:  de a 4, 6, 8, 12,18, 24 y 36 libras de peso de bala rasa.

 

Si por algo se caracterizó este siglo fue por la irrupción del navío de línea, un buque creado única y exclusivamente para el combate, ya que basaba toda su potencia de fuego en las numerosas piezas de artillería que albergaba en sus diferentes puentes y que debían ser manejadas por personal perfectamente instruido para que la coordinación en el disparo fuese lo más precisa posible. Esta maniobra de entrenamiento permitía disponer de personal continuamente instruido.

Este adiestramiento se consiguió y potenció con la formación de las Brigadas de Artillería de Marina en 1717. Esta reciente organización, sumada a las nuevas formas de enseñanza donde a la parte teórica se unía una importante parte práctica con los cañones que debían manejar, desembocó en la obtención de artilleros altamente cualificados e instruidos.

A modo de colofón, la relevancia e instrucción del artillero naval desde que sustituye a los artilleros terrestres a bordo de los buques y se afianza como elemento primordial en los combates va en aumento. Es cierto que el abordaje sigue siendo la forma básica de combatir en la mar, pero esta importancia irá recayendo cada vez más en un personal altamente especializado y cualificado que tendrá que ser capaz de manejar con eficacia las piezas de artillería que se le asignen, así como de interpretar las condiciones climatológicas y saber en qué momento efectuar el disparo para que sea lo más certero posible, atendiendo a los movimientos y actos que realice el buque enemigo. Todo ello se conseguirá con una correcta formación académica e instrucción constante que garantizará la optimización de los recursos navales españoles en las numerosas campañas marítimas en las que tendrá que intervenir.

 

– Ponencia realizada por D. Juan Jesús Oliver Laso (Cátedra de Historia Naval)  en el I Congreso Internacional de Historia Militar (Burgos, 29 de abril de 2014).

Los orígenes de la Escuela de Artillería de Sevilla. Formación y adiestramiento

La primera noticia que se tiene a día de hoy del empleo de la Artillería a bordo de un buque se remonta al año 1.359. Fue una nave de la Corona de Aragón que se encontraba en el puerto de Barcelona la que hizo dos disparos contra una escuadra castellana mandada por el Rey Pedro “el Cruel”, dentro de la Guerra de los dos Pedros.

Las naves españolas que combatieron en La Rochela en 1.371 (dentro de la guerra de los 100 años) usaron artillería. También en el año 1.372, concretamente entre los días 23 y 24 de junio, una escuadra castellana comandada por el Almirante Ambrosio Bocanegra, derrotó a la inglesa liderada por Lord Pembroke. En esta batalla apareció el cañón como arma naval propiamente dicha.

Batalla de La Rochela.

Batalla naval de La Rochela

Las naos de la Marina de Aragón llevaban, a finales del siglo XIV e inicios del XV, de una a cuatro bombardas. La galera Real de Alfonso V (1.418), dos bombardas con diez proyectiles por pieza. En 1.566, la galera Real en que hizo su viaje a Nápoles el Rey Don Fernando, una bombarda, dos cerbatanas y un pasavolante.

Representación heráldica de Alfonso V de Aragón.

Representación heráldica de Alfonso V de Aragón.

Los que servían este tipo de piezas hasta mediados del siglo XVI eran artilleros de tierra, la gran mayoría extranjeros. Posteriormente pasaron a formarse a la Escuela de la Casa de Contratación de Sevilla, pero siempre era personal que nada tenía que ver con los marineros.

No hay constancia de que en el primer viaje que realizó Cristóbal Colón en 1.492 hubiese entre su dotación algún artillero, pero si se sabía que llevaban este tipo de piezas. El 12 de octubre Colón destacó en su diario de Navegación que “la carabela Pinta tiró una bombarda por señal de tierra y levantó bandera en el tope de su mástil”. A su vez al iniciar el viaje de regreso se sabe que dejó en el Fuerte de Navidad, fortaleza de nueva construcción, mucha artillería, pólvora y pertrechos.

Bombarda del siglo XV.

Bombarda del siglo XV. Fotografía del autor.

Durante el siglo XVI hace su aparición el bronce en la fabricación de artillería. Ahora estas piezas se empiezan a clasificar según el peso de su proyectil en libras y su longitud en calibres. También aumentan las expediciones a América, por lo que los peligros también se multiplican a consecuencia de la presencia de piratas y otros individuos. Se estableció por tanto el viaje en conserva  y la Casa de Contratación llevó a cabo otra serie de medidas para fomentar esa protección en los buques ante posibles ataques.

Másculo de bombarda. Fotografía del autor.

Másculo de bombarda. Fotografía del autor.

La Casa de Contratación empezó a suministrar a las naves artillería, pertrechos y personal para su manejo, pero no será hasta el año 1.575 cuando instaure una Escuela en Sevilla para formar artilleros cualificados. Un año después se creó el cargo de Artillero Mayor que debía encargarse de la Escuela, de la adquisición de artillería, pertrechos, pólvora y demás útiles. La duración del curso que recibía un alumno en este centro era de dos meses.

Vista de la ciudad de Sevilla en el siglo XVI. Obra de Alonso Sánchez Coello.

Vista de la ciudad de Sevilla en el siglo XVI. Obra de Alonso Sánchez Coello.

El éxito de la Escuela fue tal que en 1.577 se propuso al Rey que en ella se formasen no sólo los artilleros de mar, sino también los que se iban a destinar a los Ejércitos y Plazas, al objeto de tener mayor número de artilleros españoles y evitar traerlos del extranjero. En 1.607 se ordenó por Real Cédula que la jurisdicción de la Artillería pasase de la Casa de Contratación al Capitán General de la Artillería de España.

Galeón español abriendo fuego. Fotografía del autor. Palacio de don Álvaro de Bazán. (Viso del Marqués, Ciudad Real).

Galeón español abriendo fuego. Fotografía del autor. Palacio de don Álvaro de Bazán. (Viso del Marqués, Ciudad Real).

Fuentes:

–          ACEDO CERDA, M. (1967): Real Cuerpo de Artillería de la Armada. Madrid: Editorial Naval.

–          SALAZAR, L. M. (1888): Juicio crítico de la Marina Militar de España. Ferrol.

–          VIGODET Y GARNICA, C. (1847): Nueva Artillería Naval y de Costa. Madrid: Imprenta Corrales.